sábado, 22 de diciembre de 2012

La Lotería



                Y llegó el gran día, el momento en el que pueden cambiar nuestras vidas, el instante en el que puedes pasar de ser una persona normal a ser tachaaaán taaaachaaaán (redoble de tambores): "El que tapa los agujeroooos" Porque sí ,señores, da igual que al paisano en cuestión le toquen 200 que 200.000 euros, la finalidad de éstos es exactamente la misma!!  Y qué no daríamos nosotros, simples mortales, por llegar a formar parte de esa maravillosa élite que descorcha botellas de champán para mojar a todo bicho viviente que pase por delante...

                Así que aquí me tenéis , preparada con la colección de décimos y papeletas lista para el sorteo y soñando con todo lo que podría hacer si me tocase el Gordo, que sería básicamente tocarme la barriga todo el santo día y viajar, viajar y viajar...

                Y enciendes la tele y empiezan a aparecer seres extraños, que no sabes si has puesto el sorteo,  un capítulo trasnochado de Expediente X o un Sálvame Afterhours.
No sé con cuál quedarme...


 

                Y en nada tienes a los niños de San Ildefonso a grito pelao, número va, premio viene, y tú totalmente ilusionada repasando tus numeritos. "Tranquilidad que ya saldrán", y sale un cuarto y no te ha tocado. "No pasa nada, no pasa nada, me estoy reservando para el gordo," Y pasa una hora, y todo sigue igual, y cambias de estrategia, y dices: "Lo voy a dejar de ver que lo gafo", y apagas la tele, pero dejas la radio, "porsiaca", y salen  dos quintos y  el segundo, y a ti que ni te ha rozado, peeero a tu prima la de Cuenca puede que sí...
 
                 Y apagas la radio, tratas de concentrarte en otra cosa y hacer como que no te importa, y entonces oyes gritos de "El Gordo, el Gordo, ha salido el Gooooooordo!!!!" y  te lanzas en plancha a por el mando, enciendes la tele y compruebas fastidiada que, no solo no te ha tocado el gordo, sino que encima ninguno de tus números tiene esa terminación.  Pero aún así, no te rindes y mantienes la fe en pillar el tercero, un cuarto o lo que a Dios le venga bien que, a estas alturas, ya no se hace ascos a nada... Y, en seguida, aparecen los "tapaagujeros" brindando con su espumoso, y vuelves a apagar la tele. Y, un ratejo después, oyes a tu vecina: "Ya han salido todos los buenos" y miras el teletexto, y nada de nada. Pero todavía te queda una mijita de esperanza, enciendes el ordenador, y empiezas a comprobar online tus números y entonces.. entonces... resulta que uno tiene premio!! Y... ooohhh maravilloso subidón !!! Ahí, sobreimpresionada, aparece tu ansiada recompensa a una mañana de dedicación loteril: EL REINTEGRO



Sí, ésa soy yo...
 
 
QUE LA SUERTE OS ACOMPAÑE!!!!

2 comentarios:

  1. Jajajajaja, me encanta lo del subidón por el triste reintegro (y el dibujo de Forges), qué cierto todo. El "lo apago un rato que lo estoy gafando", jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pfff... Este año ni el reintegro... Muy triste!!

      Eliminar